Estas iniciativas abrigan a los más necesitados ante la pandemia del coronavirus

, 11 Jul. 20 (ACI Prensa).-
Además de los comedores solidarios, los centros de escucha y otras tantas iniciativas para apoyar a los más golpeados por la pandemia del coronavirus en Chile, surgen nuevos voluntariados para abrigar a los más necesitados.

“Tejedoras con Fe” es el nombre del grupo conformado por siete mujeres de la parroquia San Bruno en Santiago. 

La iniciativa surgió como una alternativa al comedor solidario que funciona en la parroquia y debido a que muchos feligreses son adultos mayores que no salen de sus casas, como medida sanitaria para prevenir contagios por coronavirus. 

Con esa motivación recolectan los ovillos o restos de lana donados por otras personas en la campaña “Dona un ovillo”.

Por el momento han entregado gorros de lana y cuellos a un hogar de acogida de niños y siguen tejiendo cuadros de lanas para armar frazadas para personas en situación de calle u otras personas de la parroquia que pueda necesitarlas. 

Carla Torres, coordinadora y una de las tejedoras del grupo, manifestó al Arzobispado de Santiago que algunas de las voluntarias “viven completamente solas y estar activas tejiendo y ayudando les ha dado una visión positiva de lo que está pasando actualmente”.

Para ellas esta es una “oportunidad de ayudar a otros y formar un tejido de solidaridad, de compañía, de amistad y de fe”, sostuvo Torres.

A su turno, Euridicia Aliste dijo que lo que hacen es “tejer con fe, con sentido para quienes lo necesitan. Ha sido un lindo llamado del Espíritu y me hace agradecerle enormemente a Dios”, porque “regalo mi tiempo, regalo mi cariño, mi trabajo a quienes lo necesitan”.

El contacto para apoyar esta iniciativa es: +56 9 4493 6377 o al email parroquiasanbruno@gmail.com 

En esa misma línea, el proyecto “Abrigar la Esperanza” del movimiento laico Regnum Christi, intensificó su voluntariado en este tiempo de coronavirus.

La iniciativa nació en 2010, luego del terremoto 8,8 que azotó al país, con algunas voluntarias que comenzaron a tejer frazadas. Luego se fueron sumando más personas de Santiago y también regiones. 

Además de las frazadas, tejieron ropa para bebés y las donaron a fundaciones que acogen a madres con embarazos vulnerables, como Chile Unido y la corporación Maule Vida. 

En el contexto del coronavirus, las más de 150 tejedoras han apoyado con sus creaciones al Pequeño Cottolengo, las fundaciones Chile Unido y Mano Amiga y la cárcel de Colina.

Conoce más de Abrigar la Esperanza en Instagram @abrigarlaesperanza y el email abrigarlaesperanza@gmail.com 

De otro lado, la Fundación Banco de Ropa donó a la Diócesis de San Bernardo y de Rancagua, vestimenta nueva para hombres y mujeres de todas las edades.

La donación es clasificada por las religiosas Carmelitas Descalzas, del Mater Dei y los jóvenes del Seminario Mayor San Pedro Apóstol. Luego será entregada en coordinación con la campaña de alimentos “Cinco panes y dos peces” que beneficia a unas diez mil familias de ambas diócesis. 

Puedes conocer más de esta iniciativa y colaborar AQUÍ

En tanto, en la Diócesis de Punta Arenas zona, del extremo sur de Chile donde las temperaturas alcanzan varios grados bajo cero, se recolectó cerca de una tonelada y media de ropa de abrigo. 

La campaña “Abrigando Esperanza” fue organizada por Cáritas diocesana, ITV Patagonia y Radio Carnaval con el objetivo de recolectar parkas, frazadas, guantes y calcetines.

Los aportes fueron clasificados por voluntarios de la pastoral social y distribuidos en conjunto con el Ejército de Salvación para las familias más necesitadas y personas sintecho.

En la Diócesis de Santa María de Los Ángeles continúan alentando el apoyo de la campaña “Solo la caridad salvará al mundo” para la recolección de alimentos, artículos de aseo, vestuario y ropa de cama. 

La ayuda se distribuye de distintas formas, como por ejemplo cinco comedores fraternos que atienden entre 80 y 250 personas a diario junto a la olla común «San Juan Pablo II» que atiende a 100 personas a diario de lunes a viernes, más otras iniciativas que van sumándose para paliar el hambre.

La ropa se destina a las personas sin techo y también a los inmigrantes, Además, existen voluntarias tejiendo cuadrados de lana que luego se convierten en frazadas para familias vulnerables y adultos mayores. La iniciativa se llama “Tejiendo sueños” y se han entregado más de 25. 

Para apoyar la campaña “Sólo la caridad salvará al mundo” ingrese AQUÍ

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.