Papa Francisco: El coronavirus muestra que los medios de comunicación son esenciales

VATICANO, 30 Jun. 20 (ACI Prensa).-
El Papa Francisco destacó la importancia que los medios de comunicación están teniendo en la pandemia de coronavirus, y los confinamientos de la población decretados en numerosos países para frenarla, como vehículo “para acercar a las personas, acortar las distancias, proveer la información necesaria y abrir las mentes y los corazones a la verdad”.

Así lo señaló en el mensaje que envió a los miembros de la Asociación de Prensa Católica que organiza la Conferencia de Medios Católicos. Este año, este evento se etá realizando desde este martes 30 de junio y hasta el 2 de julio de forma virtual por la pandemia con el título “Juntos mientras estamos separados”.

En su mensaje, Francisco destacó que “necesitamos medios de comunicación capaces de construir puentes, defender la vida y abatir los muros, visibles e invisibles, que impiden el diálogo sincero y la comunicación verdadera entre personas y comunidades”.

“Necesitamos medios de comunicación que puedan ayudar a las personas”, hizo hincapié el Papa. Medios que ayuden “especialmente a los jóvenes, a distinguir el bien del mal; a desarrollar juicios sólidos basados en una presentación clara e imparcial de los hechos; y a comprender la importancia de trabajar por la justicia, la concordia social y el respeto a nuestra casa común”.

También “necesitamos hombres y mujeres con sólidos valores que protejan la comunicación de todo lo que puede distorsionarla o desviarla hacia otros propósitos”.

Por ello, el Papa pidió a periodistas y comunicadores “que permanezcan unidos y sean signo de unidad también entre ustedes. Los medios de comunicación pueden ser grandes o pequeños, pero en la Iglesia estas no son categorías importantes”.

En la Iglesia, “todos hemos sido bautizados en un único Espíritu y hechos miembros de un solo cuerpo. Como en todo cuerpo, a menudo son los miembros más pequeños los que, al final, son los más necesarios. Lo mismo sucede en el cuerpo de Cristo. Cada uno de nosotros, dondequiera que nos encontremos, está llamado a contribuir, mediante la profesión de la verdad en el amor, al crecimiento de la Iglesia hasta su plena madurez en Cristo”.

“La comunicación, lo sabemos, no es meramente una cuestión de competencia profesional”, explicó el Santo Padre en su mensaje. “Un verdadero comunicador se dedica completamente al bien de los demás en todos los niveles, desde la vida de cada persona a la vida de toda la familia humana. No podemos comunicar verdaderamente si no nos involucramos personalmente, si no podemos testimoniar personalmente la verdad del mensaje que transmitimos”.

Asimismo, insistió en que “toda comunicación tiene su fuente última en la vida de Dios Uno y Trino, que comparte con nosotros las riquezas de su vida divina y, a su vez, nos pide que, unidos en el servicio a su Verdad, comuniquemos ese tesoro a los demás”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.