Arzobispo de Minneapolis y sacerdotes se unen en oración por muerte de George Floyd

Minnesota, 03 Jun. 20 (ACI Prensa).-
El Arzobispo de San Pablo y Minneapolis (Estados Unidos), Mons. Bernard Hebda, y los sacerdotes locales, participaron en una protesta silenciosa y en una oración comunitaria el martes 2 junio en el lugar donde falleció el ciudadano afroamericano George Floyd.

Cientos de líderes locales de denominaciones cristianas y otras tradiciones religiosas estuvieron presentes en el evento de oración.

“Fue un gran privilegio rezar junto a líderes religiosos en nuestras comunidades hoy, tanto en Minneapolis como en San Pablo. Si bien muchas religiones estuvieron presentes, hubo una gran unidad cuando oramos por justicia y paz”, dijo Mons. Hebda el martes en su cuenta de Twitter.

El Arzobispo había ofrecido una Misa por el alma de George Floyd y por su familia el 27 de mayo.

Docenas de ciudades en todo el país han visto protestas generalizadas a raíz de la muerte de George Floyd. Algunas terminaron en disturbios o conflictos con la policía. Al menos cinco personas han muerto en medio de las manifestaciones.

En el video del arresto del 25 de mayo, se puede ver al entonces oficial Derek Chauvin, del Departamento de Policía de Minneapolis, arrodillado en el cuello de Floyd durante varios minutos después de que el hombre fue detenido. Se escuchó a Floyd decir “no puedo respirar” varias veces. Floyd murió poco después.

El ahora exoficial Chauvin fue arrestado el 29 de mayo y acusado de asesinato y homicidio involuntario en tercer grado. Él y los otros tres oficiales presentes en el arresto de Floyd fueron despedidos del Departamento de Policía de Minneapolis.

Los católicos de las Ciudades Gemelas o Twin Cities han pedido justicia y unidad a raíz de la muerte de Floyd.

“El amor de Dios, revelado en Jesucristo, nos muestra claramente que todos somos hijos de un solo Dios, y que todos somos igualmente sujetos de Cristo nuestro Rey, en el Reino de Dios nuestro Padre. Todos somos hermanos y hermanas”, dijo el 27 de mayo el P. Erich Rutten, párroco de St. Peter Claver en San Pablo a través de un mensaje de YouTube.

“Este caso en particular es tan atroz, que es enloquecedor”, dijo a CNA, agencia en inglés al Grupo ACI, el P. Rutten, quien dirige la mayor comunidad católica afroamericana en las Ciudades Gemelas.

“Nuestra fe nos llama más allá del racismo, a una unidad radical, en el Reino de Dios. Un reino, todos somos hermanos y hermanas. Quiero decir verdaderamente: realmente hermanos y hermanas”, dijo.

La parroquia St. Albert the Great, ubicada en el vecindario de Longfellow, albergó a 34 vecinos mientras grupos de manifestantes destruían los negocios circundantes y dañaban las casas la noche del 28 de mayo. 

A menos de 1.6 kilómetros de la iglesia, miles de manifestantes se reunieron para incendiar el tercer recinto policial de Minneapolis, muchos de ellos también infligen violencia en los alrededores.

La Basílica de Santa María en Minneapolis sufrió daños por incendios el 29 de mayo en medio de disturbios en la ciudad, y se encontraron grafitis en la iglesia de San Marcos en San Pablo, a más de 3.2 kilómetros del centro de la violencia.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA. 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.