Solo el amor echa fuera el temor, asegura Arzobispo de Los Ángeles

, 24 May. 20 (ACI Prensa).-
El Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, recordó algunas enseñanzas del Papa San Juan Pablo II, cuyos 100 años de nacimiento se celebra en estos días, que pueden aplicarse en estos tiempos ante la pandemia del coronavirus.

“San Juan Pablo nos recordó a todos que la razón de nuestra vida es conocer a Jesús, amarlo y compartir su vida con los demás”, dijo el Prelado de origen mexicano que también es presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense.

El Arzobispo recordó las primeras palabras del Papa Juan Pablo II al iniciar su pontificado en octubre de 1978: “‘No tengan miedo. Ábranle las puertas de par en par a Cristo’, nos dijo el Papa en aquella ocasión. Estas palabras nos hablan más claramente en este tiempo de epidemia”, indicó.

Con estas palabras, el Papa peregrino alentó siempre a seguir a Jesús. Esto significa “compartir su vida. Significa llevar nuestra cruz con Él. Y significa también aceptar que vamos a sufrir, así como Él sufrió por nosotros”, continuó el Arzobispo.

“La Iglesia siempre ha sufrido, desde sus principios. Ser cristiano no significa escapar del sufrimiento. Ser cristiano significa saber que nuestro sufrimiento será redentor, que la misericordia divina vence todo mal, que el amor divino es más fuerte que la muerte”.

Mons. Gomez aseguró asimismo que “Dios está vivo y nos acompaña. Él tiene un plan para la historia humana y un plan para cada vida humana también. Jesucristo sigue siendo la luz que brilla en las tinieblas”.

En esta pandemia, subrayó el Arzobispo de Los Ángeles, “Dios nos está preguntando, a cada uno de nosotros, qué es lo que valoramos, qué es lo importante para nosotros. Él nos está haciendo ver que, en último término, lo único que importa es el amor. El amor que Jesucristo tiene por nosotros. El amor que nosotros tenemos por Él. El amor que nos tenemos los unos a los otros”.

“Nuestra sociedad necesita a la Iglesia, tal vez ahora más que nunca. El amor es la única respuesta, la única forma creíble de proclamar a Cristo. Y sólo el amor puede echar fuera el temor”, destacó.

Tras resaltar que no se puede olvidar a los pobres, el Prelado señaló que “en esta hora de la historia, Jesús nos está llamando a amar sin reservas. Tenemos que ayudarle a nuestro prójimo a recuperarse. Debemos ayudarles a llorar a sus muertos y a sanar sus heridas para que comiencen sus vidas de nuevo”.

“Estoy orando por todos ustedes que están preocupados por sus negocios, por sus trabajos, por cómo será el futuro para sus hijos y seres queridos, por nuestra economía y por nuestro modo de vida. Estoy orando por todos los que están afligidos y que se sienten abandonados y afectados por la soledad”.

Finalmente Mons. Gomez alentó a pedirle a la “Santísima Madre María que interceda por nosotros, ahora que nos estamos preparando para la reapertura de nuestra sociedad y de nuestras iglesias”.

Los casos de coronavirus en Estados Unidos son casi 1.7 millones con el lamentable saldo de más de 99 mil muertos.

California, estado en el que está la Arquidiócesis de Los Ángeles, tiene hasta el momento 92.672 casos y 3.759 fallecidos.

El desempleo en el ese y otros estados se ha incrementado a causa del coronavirus. Solo en California se calcula que más de un millón de personas han perdido su trabajo en abril y, de acuerdo a Los Ángeles Times, más de 4 millones de puestos están en riesgo en el sur del estado.

Para leer la columna completa de Mons. Gomez ingrese AQUÍ.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.