¿Se puede dejar atrás la atracción homosexual con terapia? Joven cuenta su testimonio

CIUDAD DE MÉXICO, 19 Ene. 20 (ACI Prensa).-
Wal Flores, un joven mexicano que dejó atrás el estilo de vida homosexual, compartió su testimonio de cómo, con ayuda de un terapeuta, logró cambiar.

En un testimonio publicado a través de la página de Facebook de la plataforma ConParticipación, Wal destacó “las bondades o de los beneficios de usar medios terapéuticos para, entre otras cosas, modificar la orientación sexual”.

“Durante 15 años viví una vida homosexual activa”, recordó, y explicó que eso implicó “tener una pareja, aceptarte públicamente como gay, como alguien a quien le atraen los hombres”.

“Como muchos, yo acepté el vivir este estilo de vida públicamente, hice casi a lo que mucha gente me decía: que hay que vivir tu vida, hay que salir del closet”, e incluso “fui activista”.

Sin embargo, dijo, en ese ambiente no encontró la plenitud que buscaba. “Pude darme cuenta que un hombre no podría complementarme”, señaló.

“Más tarde pude darme cuenta que yo buscaba la masculinidad. No buscaba el complementar a otro hombre, más bien buscaba que ese otro hombre me complementara, me sentía a la mitad, me sentía vacío”, recordó.

Wal señaló que mientras “muchos dicen que es un estilo de vida divertido, alegre”, desde su experiencia da testimonio de que “no es un estilo de vida alegre, no es un estilo de vida que te dé muchas bondades”.

“El estilo de vida homosexual es un estilo de vida lleno de dependencias”, dijo.

Alrededor de 2008, relató, comenzó a sentirse “descontento con el estilo de vida homosexual”, y se cuestionó si acaso “el estilo de vida homosexual no es para mí”.

Esto, dijo, es algo que muchas personas con atracción por el mismo sexo piensan, pero “no todos lo aceptan”.

Con el tiempo, Wal pudo comenzar una terapia conocida como “reintegrativa”, que “está avalada científicamente, está registrada en Estados Unidos y hay testimonios de que la gente realmente se encuentra con quien es realmente”.

“No es una terapia contra la homosexualidad”, precisó, sino que “es una terapia donde reprocesamos los traumas y los cambios vienen solos”.

“No hay nada raro en esta terapia”, añadió. “No hay nada de los cuentos que dicen muchos, que les dan toques eléctricos, que ejercen coerción con ellos, que intentan hipnotizarlos, no sé, tantas tonterías cuentan”.

Esta terapia, explicó, es “como cualquier otra, en donde simplemente reprocesamos los recuerdos traumáticos”.

Wal señaló que “todos tenemos nuestro pasado, nuestros traumas y todo”, pero “puedo decirles que me he hecho cargo de esto”.

El joven mexicano finalizó su testimonio subrayando que el ser homosexual “no es genético, no se nace homosexual”.

“Lo que sí hay es estudios que nos dicen que el cambio es posible, hay testimonios, hay gente que ha cambiado”, reiteró.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.