Familia misionera relata la realidad de los hogares en Japón

MADRID, 18 Nov. 19 (ACI Prensa).-
Luego de estar en Tailandia, el Papa Francisco arribará en Japón el 24 de noviembre para una visita de cuatro días, donde encontrará una sociedad donde la presión sobre los hogares y los individuos es fortísima, tal como señaló Alfredo Martínez, quien con su familia realiza misiones en este país asiático.

La familia de Alfredo Martínez pertenece al Camino Neocatecumenal, junto con otras familias españolas que forman parte de los 117 misioneros de esta nacionalidad que partieron a Japón para llevar el Evangelio.

El trabajo misionero en Japón consiste “en vivir; vivir como una familia cristiana en un país en el que las familias se destruyen; los niños muchas veces están solos; lo único importante es el trabajo y ganar dinero”.

“Es una sociedad con una forma de vida muy dura en la que la presión sobre el individuo es fortísima. Hay unas tasas de suicidio muy altas porque no se puede vivir la soledad sin esperanza”, aseguró Martínez en una nota enviada por las Obras Misionales Pontificias (OMP).

En este país asiático los cristianos son una minoría, pues tan sólo representan un 0,42% de la población. Se dedican especialmente a tareas educativas, ya que cuentan con 781 escuelas, y también a la asistencia social con 606 centros sociales, entre los que destacan 274 residencias de ancianos o discapacitados y 121 orfanatos.

OMP también recogió las declaraciones del Obispo de Osaka (Japón), Mons. José Luis Abella, claretiano que destacó la implicación del pueblo japonés ante esta visita.

“La gente se está preparando para recibir al Papa. Se están llevando a cabo diversas charlas y otras iniciativas para ayudar a preparar la visita y conocer mejor al Papa y su misión. Mucha gente se ha inscrito para participar en la Misa de Tokyo. Las peticiones han triplicado la capacidad del recinto donde se va a celebrar la Eucaristía. Esto hace que, desafortunadamente, haya que sortear las plazas disponibles”, explica.

San Francisco Javier fue uno de los primeros misioneros en llegar a Japón, junto con otros religiosos de la Compañía de Jesús. La vida y el testimonio de San Francisco Javier ha estado muy presente en toda la historia de Japón, así como los numerosos mártires que fueron asesinados por la fe en este país. Posteriormente San Francisco Javier sería nombrado patrón de las misiones.

Según recuerdan desde OMP, el Papa Francisco quiso ser misionero en Japón. Durante su visita el Papa se reunirá con los jesuitas presentes en el país, entre los que se encuentra el P. Generoso Flores, que celebrará su 85 cumpleaños en esos días.

“Antes de su regreso a Roma, el día 26, concelebraremos los jesuitas junto con él en nuestra residencia (S.J.House) de la Universidad Sophia y desayunaremos con él. Precisamente el rector de nuestra residencia, P. Haidar, argentino, fue discípulo suyo en Buenos Aires cuando el Papa era Provincial”, explica el P. Flores.

Las diócesis de Japón son prácticamente autosuficientes, pero Obras Misionales Pontificias envió el año pasado unos 36 mil euros, para ayudar a estos territorios considerados de misión.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.