Padre Fortea pide penas severas para “servidores del caos” que atacan iglesias en Chile

MADRID, 17 Nov. 19 (ACI Prensa).-
El famoso teólogo español José Antonio Fortea exigió “penas severas” para los “servidores del caos” que atacaron varias iglesias en las últimas semanas en Chile, en medio de protestas sociales.

En un artículo titulado “Chile frente a un mal internacional”, el P. Fortea expresó su “tristeza” por “ver las imágenes de Chile” y “las fuerzas del caos”.

“El desorden extendiendo sus tentáculos. Las hordas de los enemigos de la Iglesia entrando violentamente en los templos”, señaló.

“Semejantes barbaridades no tienen la menor excusa en el hecho de que haya cosas que haya que mejorar en ese país. Eso no les excusa ni en lo más mínimo”, aseguró.

Desde el 18 de octubre diversos incidentes de violencia se han registrado en Chile. Los disturbios, que han incluido daños a propiedad pública y privada, así como a templos católicos, comenzó con las protestas por el alza del pasaje del Metro de Santiago de Chile.

Varias iglesias en Chile han sufrido ataques, entre ellos profanaciones, destrucción de imágenes y robo de bancas. En una de las agresiones más recientes, el 14 de noviembre, la Catedral de Puerto Montt fue pintarrajeada por encapuchados.

Dos días antes, el 12 de noviembre, la parroquia de la Veracruz, donde se custodiaban pequeñas astillas de la cruz de Cristo, sufrió un incendio. Las reliquias fueron retiradas antes, debido a los ataques previos que había sufrido el templo.

El P. Fortea denunció que estos vándalos “son el Mal, aunque haya en su discurso alguna falsa excusa para hacer la iniquidad. Los servidores del caos siempre apelan a algo para hacer sus fechorías. Fechorías, hay que llamar las cosas por su nombre”.

“Hacia ellos no les manifiesto ni la más mínima comprensión ni disculpa”.

El sacerdote español explicó que “este tipo de movimientos que son una mezcla de antisistemas, neoanarquistas y marxismos reconvertidos son el mal que amenaza a Chile, a España, a Francia y a tantos países”.

“Por supuesto que hay que buscar soluciones a las injusticias, pero el Estado debe actuar con estricta proporcionalidad frente a estos grupos”, dijo.

El P. Fortea advirtió luego que “el relativismo imperante, la fuerza de lo políticamente correcto y varios prejuicios más están haciendo que muchos países reaccionen con suma debilidad, tarde y sin proporcionalidad ante un movimiento internacional que es una verdadera amenaza”.

“Sé que hay una brecha entre los antidisturbios y el ejército pegando tiros. Pero esa brecha intermedia se puede compensar con leyes especiales que hagan que al que pillen en este tipo de actos se les castigue de un modo especial. Penas graves porque se trata de una situación muy grave para la estabilidad de los Estados”.

Al concluir, el sacerdote subrayó que si bien “Chile tiene problemas, pero muchos menos que el resto de los países de Latinoamérica. El gran problema son estos grupos neoanarquistas”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.