El Papa Francisco a sacerdotes: Su misión principal es proclamar el Evangelio

VATICANO, 19 Sep. 19 (ACI Prensa).-
En su homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta de este 19 de septiembre, el Papa Francisco recordó a los sacerdotes que su primera tarea es “proclamar el Evangelio”.

“Sí, los sacerdotes, todos nosotros, debemos hacer cosas y la primera tarea es proclamar el Evangelio, pero debemos custodiar el centro, la fuente, de donde brota esta misión, que es precisamente el don que hemos recibido gratuitamente del Señor”, dijo el Papa.

En esta línea, el Santo Padre exhortó a recordar que el ministerio sacerdotal es un don gratuito de Dios y que debe ser custodiado como tal, sin apropiarse de él y transformarlo en una “función o un “pacto de trabajo”.

“No es un pacto de trabajo: ‘Yo tengo que hacer’. El hacer está en segundo plano; yo debo recibir el don y custodiarlo como un don y de ahí todo fluye, en la contemplación del don. Cuando olvidamos esto, nos apropiamos del don y lo transformamos en función, perdemos el corazón del ministerio, perdemos la mirada de Jesús que nos ha mirado a todos y nos ha dicho: ‘Sígueme’. Perdemos la gratuidad”, dijo Francisco.

Por ello, el Pontífice invitó a reflexionar en el pasaje de la primera Carta de San Pablo a Timoteo de la liturgia cotidiana para centrarse en la palabra “don” y dejar resonar el consejo de San Pablo al joven discípulo: «No descuides el don que hay en ti».

“De esta falta de contemplación del don, del ministerio como don, surgen todas aquellas desviaciones que conocemos, desde las más feas, que son terribles, hasta las más cotidianas, que hacen que centremos nuestro ministerio en nosotros mismos y no en la gratitud del don y en el amor hacia Aquel que nos ha dado el don, el don del ministerio”, afirmó.

 

Si nosotros obispos y sacerdotes, nos apropiamos del don de Dios y lo transformamos en una función, perdemos la mirada de Jesús. Pidamos al Señor que nos ayude a custodiar nuestro ministerio como un don. #SantaMarta

— Papa Francisco (@Pontifex_es) 19 de septiembre de 2019

 

Sin embargo, el Papa aclaró también que es importante recordar que “hacemos lo que podemos” con buena voluntad, inteligencia, incluso “con astucia” pero lo importante es custodiar siempre la centralidad de ese don para imitar a la mujer del pasaje del Evangelio de San Lucas en el cual el fariseo descuidó las “reglas de acogida” y que Jesús señaló: el agua para los pies, el beso de bienvenida y la unción de la cabeza con aceite.

“Hay un hombre que era bueno, un buen fariseo, pero que había olvidado el don de la cortesía, el don de la convivencia, que también es un don. Siempre se olvidan los dones cuando hay algún interés detrás, cuando yo quiero hacer esto, hacer, hacer”, señaló el Santo Padre.

Finalmente, el Papa Francisco rezó para que el Señor ayude “a custodiar el don, a ver nuestro ministerio ante todo como un don y luego como un servicio” para no arruinarlo, “y para no convertirnos en ministros emprendedores”.

El Santo Padre advirtió que hay muchas cosas que nos alejan de la contemplación del don y del Señor, “quien nos ha dado el don del ministerio”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

I Timoteo 4:12-16

12 Que nadie menosprecie tu juventud. Procura, en cambio, ser para los creyentes modelo en la palabra, en el comportamiento, en la caridad, en la fe, en la pureza. 13 Hasta que yo llegue, dedícate a la lectura, a la exhortación, a la enseñanza. 14 No descuides el carisma que hay en ti, que se te comunicó por intervención profética mediante la imposición de las manos del colegio de presbíteros. 15 Ocúpate en estas cosas; vive entregado a ellas para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. 16 Vela por ti mismo y por la enseñanza; persevera en estas disposiciones, pues obrando así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen, pues obrando así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.