Papa Francisco encomienda a Roma a sus patrones San Pedro y San Pablo

VATICANO, 29 Jun. 19 (ACI Prensa).-
Al concluir el rezo del Ángelus de este 29 de junio, Solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa Francisco encomendó especialmente a la ciudad de Roma y realizó una petición especial.

“En esta fiesta de los patrones principales de Roma, deseo todo bien a los romanos y a quienes viven en esta ciudad”, dijo el Santo Padre desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano.

En esta línea, el Pontífice exhortó a todos a “reaccionar con sentido cívico ante los problemas de la sociedad”.

Además, el Santo Padre saludó con afecto a los peregrinos que viajaron a Roma para festejar con los Arzobispos metropolitanos que recibieron los palios benditos esta mañana en el Vaticano.

“A todos les deseo una buena fiesta y les pido, por favor, una oración por mi por intercesión de los Santos Pedro y Pablo. Buen almuerzo y adiós”, dijo el Papa.

Por último, el Papa Francisco dirigió un especial mensaje a la delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla presente en Roma por la tradicional visita anual en el Vaticano en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.

“Envío un cordial y fraterno saludo a mi hermano Su Santidad Bartolomé I”, expresó el Pontífice tras haber celebrado la Misa en el Basílica Vaticana y después de haber rezado en la tumba de San Pedro con el Arzobispo de Telmessos, su Eminencia Job, quien encabezaba la delegación de la Iglesia Ortodoxa y es el representante del Patriarcado Ecuménico ante el Consejo Ecuménico de las Iglesias y co-presidente de la Comisión mixta internacional para el Diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa.

Previamente, el Papa Francisco explicó en su homilía de la Misa de hoy que cada 29 de junio existe una “hermosa tradición” que consiste en la visita de una delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

En esta línea, el Santo Padre destacó que “su presencia nos recuerda que tampoco podemos ahorrar esfuerzos en el camino hacia la unidad plena entre los creyentes, en una comunión a todos los niveles. Porque juntos, reconciliados por Dios y perdonados mutuamente, estamos llamados a ser testigos de Jesús con nuestra vida”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.