Fallece el vicepostulador de la causa de San Alberto Hurtado

, 26 Jun. 19 (ACI Prensa).-
El martes 25 de junio falleció el P. Jaime Correa Castelblanco, sacerdote jesuita vicepostulador de la causa de beatificación y canonización de San Alberto Hurtado.

La Compañía de Jesús en Chile informó que el P. Correa de 94 años de edad partió a la Casa del Padre aproximadamente a las 5:30 a.m. hora local.

Una multitud participó en los funerales este 26 de junio en la iglesia San Ignacio de Santiago. Posteriormente, su cuerpo fue sepultado en el cementerio de la Compañía de Jesús en la comuna de Padre Hurtado.

<iframe src=»https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fjesuitaschile%2Fposts%2F10161851818875057%3A0&width=500″ width=»500″ height=»595″ style=»border:none;overflow:hidden» scrolling=»no» frameborder=»0″ allowTransparency=»true» allow=»encrypted-media»></iframe>

El P. Correa fue el vicepostulador de San Alberto Hurtado y a sus 94 años de edad recordaba perfectamente el vínculo que tuvo con el primer santo chileno y la experiencia de difundir su legado.

“Fui su alumno y él (San Alberto Hurtado) mi director espiritual en el último año de colegio, en 6º Humanidades. Fue mi profesor de religión, mi padre espiritual. Vi mi vocación el año 1941, cuando hice los ejercicios espirituales con él. Él fue muy respetuoso en todo este proceso de discernimiento. Nunca me presionó”, contó el P. Correa, en una entrevista a la Fundación Padre Hurtado.  

Mientras esperaba la autorización de su padre para ingresar al noviciado, el P. Correa trabajó como vice-ecónomo de la Acción Católica, “codo a codo con el Padre Hurtado. Fuimos muy cercanos, incluso él me fue a dejar al noviciado después de tomar té con mis papás y hermanos”, relató.

El P. Correa agregó que la “causa de San Alberto Hurtado es la más rápida que ha tenido la Compañía de Jesús, de principio a fin”. Esta fue realizada entre 1977 y 2005. “Estoy inmensamente agradecido de este encargo que me tocó hacer en la Compañía de Jesús”, afirmó el sacerdote.

El libro “Santos y Beatos de la Compañía de Jesús”, fue otro de los grandes legados que dejó el P. Correa. 

En 424 páginas, el sacerdote recopiló la biografía de 201 hombres, entre ellos 52 santos y 149 beatos, que pertenecientes a la Orden.

“La obra de constante consulta por la comunidad y por estudiosos, tanto de temas religiosos como de historia general, se transformó en un testimonio de memoria invaluable, todo esto facilitado por la capacidad del teólogo, filósofo y profesor, para resumir en pocas páginas las vidas sagradas de estos servidores de Jesús y la Iglesia”, comunicaron los jesuitas.

El P. Correa también fue designado como delegado episcopal para la causa de beatificación de Mons. Enrique Alvear, chileno conocido como el “Obispo de los Pobres”, que vivió entre 1916 y 1982.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.