Tiene 81 años y espera desde hace 7 días en la calle para besar imagen de Cristo

MADRID, 27 Feb. 19 (ACI Prensa).-
Decenas de personas ya hacen cola en los alrededores de la Basílica del Cristo de Medinaceli de Madrid (España) para participar en el besapié que tiene lugar el primer viernes del mes de marzo y en el que se calcula que participarán cerca de medio millón de personas.

La devoción al Cristo de Medinaceli en España y especialmente en Madrid es tremendamente antigua y popular. Cada año, el primer viernes de marzo, cientos de miles de personas pasan por la Basílica de los Hermanos Capuchinos en el centro de Madrid para poder besar el pie de la imagen y hacerle tres peticiones.

Fieles madrileños hacen ya cola para encontrarse con el Cristo de Medinaceli t.co/spttMp7dW1

— Archidiócesis de Madrid (@archimadrid) 26 de febrero de 2019

Entre ellas está Manoli, que aunque tiene 81 años lleva desde el 20 de febrero haciendo cola en la puerta de la basílica. Según relata a la web de la Archidiócesis de Madrid, la anciana acude a esta iglesia desde que tenía 37 años y no ha faltado nunca porque el Cristo de Medinaceli siempre le ha concedido todo lo que le ha pedido.

Desde hace más de una semana Manoli duerme en una silla de playa en la puerta de la basílica aguardando el próximo viernes 1 de marzo, cuando tenga lugar el besapié del Cristo. Y aunque precisa que por las noches pasa “un frío insoportable”, asegura que nunca ha tenido “ni un constipado, ni una tos ni nada por el estilo… ¡El Cristo me cuida!”.

“Aquí siempre he sido la primera, siempre. He visto llover, nevar, de todo… Y cuando viene alguien por aquí, dice: ‘¡Ya está ahí la Manoli!’, porque me conocen hasta los coches. Y mientras pueda venir, lo haré”, subraya y precisa: “Yo le pido a Jesusito que me dé vida y salud hasta que Él quiera y me necesite aquí”.

Una devoción profunda y antigua

Para conocer la devoción que cada año reúne a decenas de miles de personas hay que remontarse al siglo XVII. La imagen fue tallada en Sevilla y llevada por los Hermanos Capuchinos a Marruecos para el culto de los soldados españoles en el siglo XVII.

Durante la contienda en Marruecos, cuando la ciudad de Mármora cayó en manos del Rey Musley Ismael, éste encargó que la imagen del Nazareno fuera arrastrada por las calles en señal de odio contra la religión cristiana.

La historia cuenta que Fray Pedro de los Ángeles, Padre de la Orden Trinitaria, pidió al rey el rescate de la imagen, como si se tratara de una persona viva. El rey Musley tasó el precio de la imagen en su peso en oro. La tradición cuenta que la balanza se equilibro exactamente cuando se pesaron 30 monedas, por lo que se recuerda el episodio del Evangelio en el que Cristo fue vendido por 30 monedas. Desde entonces cuenta con una gran fama milagrosa.

La imagen pasó a Tetuán y Ceuta (Marruecos), y llegó a Madrid en el verano de 1682. La imagen se instaló en un primer momento en el convento de los Padres Trinitarios descalzos, pero en 1895 se situó de manera definitiva en el convento de los Capuchinos de San Antonio del Prado.

Se venera de manera especial los viernes y de forma masiva el primer viernes de marzo. Decenas de personas aguardan durante días en la entrada del templo para poder besar el pie de la imagen y pedirle tres peticiones.

Programa de actos

Según informa la Archidiócesis de Madrid, la basílica junto con la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli, organiza numerosos cultos durante estos importantes días. Estos actos comienzan con un triduo de Misas que se celebra los días 26, 27 y 28 de febrero con la celebración de la Misa y la predicación predicada a las 20:00 horas, para concluir con besapié a la imagen de Jesús.

El 1 de marzo, primer viernes de marzo, se dará comienzo con la celebración de la Misa a las cero horas del viernes 1, desde ese momento la basílica permanecerá abierta a los fieles y se celebrarán misas cada hora. La última, a las 24:00 horas del viernes. El Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, presidirá una solemne Eucaristía en honor al Cristo, a las 12:00 horas.

El templo cerrará sus puertas cuando termine la larguísima cola de fieles que cada primer viernes del mes de marzo acuden a venerar la imagen del Jesús de Medinaceli.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.