Migrantes en Chile agradecen ayuda de la Iglesia en el duro momento que atraviesan

SANTIAGO, 01 Feb. 19 (ACI Prensa).-
En torno a la Misa los migrantes de la casa de acogida del Arzobispado de Santiago (Chile) expresaron su agradecimiento por la acogida que les ha dado la Iglesia en el duro momento que atraviesan.

La Eucaristía presidida por el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, tuvo lugar en la casa de acogida para varones de la comuna de Providencia, donde llegan a diario numerosos migrantes luego de un largo día de búsqueda laboral o de jornada de trabajo.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

“Tenemos juntos una gran ilusión, una gran esperanza, que juntos como miembros de la patria grande, podamos vivir en comunión con ayuda fraterna y bien acogidos”, dijo el Cardenal Ezzati en su homilía.

Agregó que “los cristianos somos un solo pueblo que tenemos una sola nacionalidad, la nacionalidad de los hijos de Dios, la nacionalidad más bella y que nadie nos puede quitar es ser parte de la familia de Dios”.

El Arzobispo de Santiago dijo a los migrantes que “queremos compartir los dolores, las asperezas y el camino de cada uno de ustedes muy particularmente. Desde lo más profundo del corazón queremos ser hermanos de cada uno de ustedes”.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

“También humildemente quisiera pedirles perdón porque a pesar de que quisiéramos lo mejor para ustedes, lo que les podemos ofrecer, aunque es con mucho cariño, sabemos que es limitado”, manifestó.

El Cardenal Ezzati reconoció la labor del encargado del Departamento de Migraciones de la Arquidiócesis, P. Marcio Toniazzo, y a su equipo por el “enorme esfuerzo que hemos podido ver en él, para lograr entre otras cosas también, esta casa de acogida para varones”.      

Concluida la Eucaristía, los migrantes compartieron con el Arzobispo una comida y actividades sorpresas.

El P. Marcio Toniazzo explicó a comunicaciones del Arzobispado de Santiago que “esta fue una acción de gracias, agradecer a la providencia de Dios que pasó por las manos de nuestro pastor para que esta casa fuera posible. Nuestro agradecimiento por toda la ayuda y que alegría poder compartir esta misa y la mesa con usted”.

Por su parte, Ulises Hernández, migrante de Venezuela, expresó que “este es un apoyo maravilloso. Llegar acá y tener un lugar donde poder dormir, poder comer, poder asearse, de verdad que nos ayuda. Muchos de nosotros estamos recién llegados, en busca de alguna oportunidad y no tenemos los recursos suficientes. Gracias a la Iglesia por esta labor y ayuda”.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

Pablo Galiano, migrante colombiano, indicó que “desde el momento que yo ingresé a Chile he tenido oportunidades gracias a nuestra Iglesia, participando en distintas eucaristías y actividades, he conocido personas que me han ayudado mucho. Me he sentido muy bien acogido”.

Finalmente, Héctor Arteaga, migrante de Perú, señaló que “todos nosotros somos una sola comunidad, migrantes que queremos surgir y llevar la palabra de Dios a los demás. Acá me han acogido muy bien, estoy muy agradecido, acá somos todos hermanos”.

Para mayor información sobre las casas de acogida que tiene la Iglesia de Santiago a disposición de los migrantes visite www.fundacionscalabrini.cl

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.