Obispo Vera celebrará “Misa de acción de gracias” de comunidad gay en México

CIUDAD DE MÉXICO, 19 Ene. 19 (ACI Prensa).-
El Obispo de Saltillo (México), Mons. Raúl Vera, celebrará el 20 de enero una “Misa de acción de gracias” por los 17 años de la comunidad gay San Aelredo A.C., plataforma a favor del mal llamado “matrimonio” gay y del cambio de identidad para personas transexuales.

Hasta 2011, San Aelredo era parte de la pastoral de la Diócesis de Saltillo, con la que organizó eventos a favor de la agenda gay y con ponentes que promovían el estilo de vida homosexual. Cuestionamientos del Vaticano al trabajo pastoral de Mons. Vera propiciaron que el colectivo gay se separe de la diócesis para formar una asociación propia.

“Decidimos hacerlo de forma voluntaria para continuar con nuestra lucha de alcanzar los mismos derechos que las parejas heterosexuales como el contrato matrimonial, la adopción, la seguridad social, entre otros que no son del total agrado a los ojos del Vaticano quien no vacila en expresarlo públicamente en todo el mundo”, señaló San Aelredo en esa ocasión.

El 4 de enero de este año, a través de sus redes sociales, San Aelredo invitó “a todas y todos los miembros de la población LGBTTTI y Aliados” a participar en la Misa que presidirá Mons. Raúl Vera el 20 de enero a la 1:30 p.m. (hora local) en la Capilla de Santo Cristo, a un lado de la Catedral de Saltillo.

Consultada sobre el evento, la Diócesis de Saltillo remitió a ACI Prensa al artículo “Dios no se equivoca”, publicado en su sitio web.

En ese artículo, la diócesis mexicana recuerda que “en el año 2002 se empezó a trabajar con la población lésbico, gay, bisexual y trans (LGBT)”.

“En marzo del año 2011 el Obispo Raúl Vera clausuró el IV Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso”, añade la Diócesis de Saltillo, recordando que en ese evento participó Fray Julián Cruzalta, falso sacerdote que se desempeña como “asesor teológico” de la organización abortista Católicas por el Derecho a Decidir.

Líneas después, la diócesis mexicana lamenta su separación con San Aelredo, lo que atribuye a “un medio ultraconservador que atacó con mucha saña tanto al Obispo como a las personas homosexuales”.

Para la Diócesis de Saltillo, el acercamiento de la Iglesia con respecto a las comunidades que promueven el estilo de vida gay ha cambiado, y mencionó como un progreso que “en el 2018 el Cardenal Carlos Aguiar Retes (hoy Arzobispo Primado de México) mandó una carta a líderes gays reunidos como Red Arcoíris México”.

Entre otras controversias que ha enfrentado Mons. Vera en los últimos años en Saltillo figura la del sacerdote Adolfo Huerta Alemán, que admitió a la revista mexicana Proceso que mantenía relaciones sexuales esporádicas y que aseguró que “si no existe Dios me vale madres”.

En un informe de la Secretaría de Gobernación del 11 de enero de 2019, el P. Adolfo Huerta Alemán, conocido como el “Padre Gofo”, figura como “representante o apoderado legal” del Templo Nuestra Señora del Refugio, en Saltillo.

Lo que enseña la Iglesia sobre la homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica: 2357, 2358 y 2359.

En estos artículos la Iglesia enseña que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

La homosexualidad como tendencia es “objetivamente desordenada” y “constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba”. Apoyado en la Sagrada Escritura, la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual” y por tanto “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y “mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.