El terror no puede ser nunca semilla de paz, dice Arzobispo de Bogotá tras atentado

BOGOTÁ, 17 Ene. 19 (ACI Prensa).-
El Arzobispo de Bogotá (Colombia), Cardenal Rubén Salazar Gómez, señaló que el terror nunca puede ser semilla de justicia y de paz, tras el atentado ocurrido este jueves en la Escuela de Cadetes General Santander, en el sur de la capital colombiana.

“La muerte, la violencia y el terror no pueden ser nunca semilla de justicia y de paz”, indicó el Purpurado en un mensaje publicado por la Arquidiócesis de Bogotá en su cuenta de Twitter.

“Rechazamos este y todo atentado que vulnera la dignidad de las personas y de la sociedad”, agregó.

Mensaje del señor cardenal Rubén Salazar Gómez@ELTIEMPO @BluRadioCo @NoticiasCaracol @rcnradio @CRISTOVISION @elespectador @NuevoSigloCable @WRadioColombia @vetinmaculada @VETCristoS @vicariasanjose @VicariaSanPedro @PlanE_Bogota @episcopadocol#EscuelaDePoliciaGeneralSantander pic.twitter.com/6fNCaNm8Qd

— ArquidiócesisBogotá (@arquidiocesisbo) 17 de enero de 2019

Desde el lugar de los hechos, el presidente de Colombia, Iván Duque, dijo que el atentado fue un “ataque no solo contra la juventud, ni la policía, sino contra toda la sociedad”.  

Señaló que lo ocurrido “fue un demencial acto terrorista que no quedará impune” y precisó que “ya avanza la investigación y se ha identificado al autor material. Vamos a actuar con toda la firmeza”.

Antes de iniciar sus palabras, el mandatario guardó un minuto de silencio por todos los fallecidos que dejó la explosión del carro bomba esta mañana. Hasta el momento se informó de ocho muertos y 54 heridos.

Por su parte, el fiscal general Néstor Humberto Martínez informó que el conductor de la camioneta nissan patrol que explotó esta mañana iba conducida por José Aldemar Rojas Rodríguez. El vehículo estaba cargado con 80 kilos de pentonita.

El Cardenal Salazar también manifestó su “solidaridad con la nación, la policía, las víctimas y sus familias e imploramos del Señor el perdón y la paz”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.