Sacerdote presente en Rusia 2018 explica las principales dificultades para evangelizar

MADRID, 13 Jul. 18 (ACI Prensa).-
El P. Eusebio Usuga es un sacerdote colombiano, misionero del Verbum Dei y capellán de la comunidad de habla hispana y portuguesa en Moscú (Rusia) que con motivo del Mundial de fútbol que se celebra en este país, ha relatado a ACI Prensa las principales dificultades que afronta en la evangelización y el cuidado de la comunidad católica.  

Según explica, el gran evento de la Copa Mundial de Fútbol está siendo una gran oportunidad de “cercanía, y contacto de unos con otros y una gran oportunidad de dar a conocer la riqueza cultural y espiritual del pueblo ruso”.

Se estima que desde la Revolución Rusa en 1917 hasta la caída definitiva de la Unión Soviética en 1991, más de 120 millones de ciudadanos fueron eliminados entre purgas y represiones, entre ellos muchos cristianos.

El P. Usuga afirma que “en estas últimas dos décadas o más, la Iglesia Ortodoxa , la Iglesia Católica y la Anglicana han tenido un tiempo favorable porque han recuperado sus templos y los han podido reconstruir”.

En este país, los ortodoxos representan más del 70% de la población, sin embargo a pesar de ser cristianos, su relación con los católicos actualmente es “buena, pero distante”, según explica el sacerdote colombiano.

“Falta mucho camino en la búsqueda de la unidad y en el ecumenismo. Después de cientos de años de separación no es fácil volver a la unidad de los primeros siglos, pero el encuentro del Papa Francisco con el Patriarca ortodoxo (Kirill) en Cuba fue un signo notable de este acercamiento”, aseguró.

En ese sentido el P. Usuga precisa que la situación actual entre las Iglesias ha mejorado mucho “comparada con los años de la Perestroika, y los primeros años del 2000, cuando la sociedad y la Iglesia Ortodoxa estaba en una crisis de cambio y de definición de su propia identidad. Existía desconfianza hacia los católicos”.

Por eso, señala que la Iglesia Católica no busca la conversión de los ortodoxos, sino “que valoren su fe ortodoxa y no tengan prejuicios, que nos veamos sin recelos. Si consiguiéramos esto, sería un gran logro para este territorio”.

En Rusia los católicos son una minoría, como dato el P. Eusebio apunta que durante los años 90 en Moscú “había unos 70 mil católicos en una población de casi 8 millones de habitantes”.

Sin embargo, la Iglesia Católica se ha podido estructurar y actualmente cuenta con una Conferencia Episcopal formada por cuatro obispos y además tiene un seminario, “aunque la mayoría de sacerdotes católicos pertenecen a órdenes religiosas y son extranjeros”.

Como en cualquier lugar de misión, el sacerdote explica que aunque se han podido recuperar los templos, “la renovación de la fe y de las familias no es tan rápida como la reconstrucción material. Es un proceso lento de catequesis, formación y asimilación de la fe. Pero la población manifiesta una gran sed de Dios desde los años 90 y eso se manifiesta en que las iglesias están llenas”.

Como la gran mayoría de los sacerdotes y religiosos católicos son de origen extranjero, una de las principales dificultades que expone el P. Usuga a la hora de evangelizar es el idioma y “la mentalidad rusa”.

Además las grandes distancias son un gran obstáculo para la evangelización, ya que “las parroquias en Moscú y San Petersburgo no son territoriales ni geográficas, por lo que los fieles tienen que desplazarse de un extremo a otro de la ciudad para acudir a los templos católicos, algo que dificulta mucho el seguimiento espiritual de las personas, la formación y la catequesis”.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.