Arquidiócesis llega a acuerdo para indemnizar víctimas de abusos sexuales en Estados Unidos

WASHINGTON D.C., 01 Jun. 18 (ACI Prensa).-
Al anunciar un acuerdo por 210 millones de dólares con víctimas de abusos sexuales cometidos en el lapso de unos 60 años, el Arzobispo de Saint Paul y Minneapolis (Estados Unidos), Mons. Bernard Hebda, expresó su esperanza de que esto marque un nuevo comienzo para las personas afectadas.

En conferencia de prensa realizada el 31 de mayo, el Prelado expresó que “con este acuerdo hoy reafirmamos nuestros esfuerzos para proteger a los niños y adultos vulnerables”.

Desde hace algunos años, el Arzobispo estableció una serie de medidas en la arquidiócesis para que no vuelvan a ocurrir abusos.

“Reconozco que el abuso les robó mucho: su niñez, su inocencia, su seguridad, su capacidad de confiar, y en muchos casos, su fe”, afirmó.

Tom Abbos, jefe del consejo financiero arquidiocesano, explicó que el acuerdo en el que se compensará a unas 450 víctimas de 91 perpetradores de abusos en el lapso de unos 60 años, tenía un monto inicial de 156 millones de dólares que fue rechazado. En enero de 2015, la arquidiócesis se declaró en bancarrota.

Fuentes cercanas a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– indicaron que entre el 33 y el 40% del total del dinero que la Arquidiócesis entregará en reparaciones servirá para pagar los servicios de los abogados de las víctimas.

El abogado Jeff Anderson, que en otras ocasiones ya ha representado a víctimas de abusos cometidos por miembros del clero, es quien lidera la firma de abogados que representa a quienes aceptaron el acuerdo con la arquidiócesis de Saint Paul y Minneapolis.

En la conferencia de prensa, también participaron algunas de las víctimas como Jim Keenan, quien dijo que el acuerdo es, sin duda, “un triunfo”.

Otra de las víctimas, Marie Milke, dijo que a pesar de haber sufrido el abuso de un mal sacerdote, no puede “dejar de reconocer a los pocos y Buenos sacerdotes” como su tío y otros dos presbíteros que luchan por las víctimas de abusos.

Para concluir, el Arzobispo de Saint Paul y Minneapolis expresó su esperanza de que “quienes han sido heridos en el pasado, llegan ahora a un cierre de esta etapa de sus vidas. “Les pido que comencemos este nuevo día juntos, con esperanza y amor”, concluyó el Prelado.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.