Satanás no pudo doblegar su espíritu: Recuerdan al “vagabundo de Dios” en el Vaticano

ROMA, 12 Ene. 18 (ACI).-
Un hombre que vivía en las calles y que era conocido como el “vagabundo de Dios” falleció hace unos días en Roma, donde se ofició la Misa de exequias el 11 de enero y se recordó que a pesar de todo, “Satanás nunca pudo doblegar su espíritu”.

Cesar De Vroe tenía 65 años. Murió el pasado 4 de enero en Roma, donde era atendido por las Misioneras de la Caridad. Era hijo de una prostituta belga que también padeció muchos años en las calles.

El “vagabundo de Dios”, como él mismo se llamaba, se convirtió a la fe católica a los 47 años.

El corresponsal alemán de EWTN en Roma, Paul Badde, citado por el National Catholic Register, recordó que Cesar se hizo conocido en la Ciudad Eterna por su generosidad y que alguna vez él le comentó: “Aunque la gente no me crea, cada vez que doy o regalo algo, recibo lo mismo o el doble ese mismo día”.

Su funeral se realizó en el Cementerio Teutónico en el Vaticano. La Eucaristía la presidió Mons. Dirk Smet, rector del Pontificio Colegio Belga.

En su homilía, Mons. Smet afirmó que “como Job terminó en el polvo, así Cesar terminó en la calle, vagabundo, sin techo. Pero había una cosa que Satanás no logró doblegar en él: su espíritu, su capacidad de reflexionar, su dignidad humana interior, su ánimo y finalmente su fe y confianza en Dios”.

Según señala ACI Stampa –agencia en italiano del Grupo ACI– el sacerdote dijo que “también Cesar era como Job: en las condiciones más duras, en su total pobreza y en su más grande abandono, él sabía mantener siempre una cierta inteligencia, un alma sensible, una gran dignidad humana”.

En la Misa que presidió el 11 de enero, Mons. Smet reflexionó sobre los Reyes Magos y se preguntó: “¿Acaso ellos no eran ‘vagabundos de Dios’? Hombres de la calle, hombres en busca del sentido de la vida, en busca de un Dios que pueda darle plenitud a la vida y felicidad”.

“Los tres Magos son como nosotros. Y como los Magos del Evangelio, también nosotros miramos una estrella que nos guía hacia el Niño de Belén, la encarnación del infinito amor de Dios por nosotros los hombres”, agregó.

“Un cuarto Mago podría haber sido nuestro vagabundo de Dios, Cesar”, concluyó.

Cesar De Vroe fue enterrado junto a Willy Herteleer, que en el año 2015 se convirtió en el primer indigente en ser enterrado en el Vaticano.

También te puede interesar:

La historia de Willy: El “sin techo” que fue enterrado en el #Vaticano t.co/jVD2gcdYDV

— ACI Prensa (@aciprensa) 28 de febrero de 2015

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*