Jesús nos llama a romper la lógica de la venganza y del odio, dice Arzobispo de México

CIUDAD DE MÉXICO, 17 Sep. 17 (ACI).-
El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera, destacó que Jesús, especialmente en el Evangelio de hoy que pide perdonar “hasta setenta veces siete”, llama a los cristianos a “romper la lógica de la venganza” y la “cadena del odio”.

“Las lecturas de este domingo son un llamado a romper la lógica de la venganza, la cadena del odio, la prisión del rencor y de la ira”, aseguró en la homilía de la Misa celebrada en la Catedral Primada de México.

El Cardenal Rivera subrayó que Dios hace un llamado a los fieles a “reencontrar el amor y la magnanimidad ya que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios que es amor y rico en misericordia”.

El mensaje central, destacó, es que “Dios nos ha perdonado mucho, muchísimo, a todos y a cada uno de nosotros, y nos ha perdonado totalmente; en consecuencia, nosotros debemos perdonar a nuestros hermanos sin límites, sin condiciones, siempre, puesto que sus ofensas hacia nosotros son mucho menores”.

“El perdón a los hermanos no es la condición para que Dios nos perdone, como muchas veces lo hemos entendido en el Padre Nuestro, sino la consecuencia del perdón de Dios a nosotros, que ha sido incondicional e ilimitado”, explicó.

“Después de esto, si nosotros no perdonamos, es cierto que el perdón de Dios no nos va a llegar, porque nuestra falta de compasión significa que no hemos aceptado ese perdón que nos ha ofrecido, ni nos hemos transformado, ni hemos adquirido entrañas de misericordia como las de nuestro Padre que es misericordioso”.

“El que se siente perdonado necesariamente es capaz de perdonar”, añadió.

El Arzobispo de México señaló que “nuestra convivencia diaria no sería posible si elimináramos la mutua tolerancia. Nadie puede pretender tratar solo con personas perfectas”.

El Cardenal precisó sin embargo que “perdonar no significa ignorar las injusticias cometidas, ni aceptarlas de manera pasiva o indiferente”.

“Al contrario, si uno perdona, como Dios perdona, es precisamente para destruir la espiral del mal, y para ayudar al otro a rehabilitarse y actuar de manera diferente en el futuro y también para que el ofendido, hasta donde sea posible, reciba reparación del mal que recibió”, dijo.

“El perdón es un gesto maravilloso que cambia cualitativamente las relaciones entre las personas y en la misma sociedad y nos obliga a plantearnos la convivencia humana de manera nueva”, concluyó.

También te puede interesar:

¿Eres incapaz de perdonar al otro? Esto es lo que dice el Papa Francisco en el Ángelus t.co/S6HCnein02

— ACI Prensa (@aciprensa) 17 de septiembre de 2017

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.