Estamos orando por el pueblo de Venezuela

por MiIglesia

Estamos orando por el pueblo de Venezuela. Para que la Virgen Maria y Jesús lo amparen y lo mantengan firme en sus propósito de alcanzar la Democracia de forma pacífica.

Que el pueblo venezolano NO RESPONDA A LAS PROVOCACIONES VIOLENTAS que se han producido durante las votaciones (simbólicas para la dictadura de Maduro pero reales para el pueblo). Y sigan orando. Oren mucho. La mujer a quien han matado los terroristas es una MÁRTIR. Ha muerto para defender sus derechos naturales, la Libertad de un grande pueblo para que alcance una Democracia. Pero, por experiencia, os digo que la Democracia NO BASTA. Para que la Democracia sea buena y correcta, tiene que basarse sobre los Derechos Naturales que proceden de la Verdad, así como la Ética y la Moral. El derecho a EXISTIR, el derecho a tener un trabajo, el derecho a la propia dignidad de Persona, el derecho a profesar la propia religión (basta que sea verdadera), el derecho al cuidado de la Persona, de su salud, el derecho a la Paz, etc. Son derechos naturales todos aquellos derechos que valen por todos los seres humanos los que mejoran y respetan el funcionamiento por lo que los seres humanos han sido pensados y creados. No hay que confundirlos con los caprichos ni con el egoísmo descontrolado y dañino de algunos.

Sin el fundamento de los Derechos Naturales basados sobre la Verdad también la Democracia puede convertirse en un infierno porque LA VERDAD NO LA DECIDE LA MAYORÍA (como decía Zapatero a su tiempo… y también decía que querría cambiar el “orden mundial de las cosas”… esta es perversión).

La Verdad es Verdad por sí misma y no contradice el Orden Natural de las cosas. Nada habría podido existir si no estuviera un Orden Natural. Si el ser humano no respeta este Orden Natural, está condenado a la auto destrucción.

Por lo tanto, hay que crear una Constitución basada sobre los Derechos Naturales del hombre y sobre la VERDAD. No se puede, por ejemplo, pensar de vivir en una Democracia cuando se desarrolla y alimenta una cultura de la muerte hacia los niños (aborto), los moribundos, los viejos y los marginados (eutanasia) o cuando se pretende tratar al ser humano como  un “asexuado” (sin un sexo definido), solo para satisfacer los caprichos de los pervertidos, sea cual sea la perversión en que están metidos. HAY QUE VOLVER A LA VERDAD. La Democracia sin el cimiento de la Verdad, NO VALE NADA y para que la Libertad no se convierta en su distorsión, la ANARQUÍA, hay que volver al conocimiento de la Verdad que dona SABIDURÍA.

El pueblo de Venezuela es un gran pueblo. Un pueblo de personas que están sufriendo, que están tocando con mano las consecuencias de un gobierno INICUO. Por lo tanto, tengan VERDADERA FE y busquen la Democracia EN LA VERDAD porque solo en la Verdad hay verdadera JUSTICIA, Armonía y Paz. Y que así sea.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.