Los tres ataques de el antiguo enemigo, el destructor.

por MiIglesia – 23 de Marzo – Año del Señor 2017

Preparandonos para el prójimo viaje del Papa a Fátima, vamos pensando a la profecía del Apocalipsis que la Virgen en Fatima explicó a Padre Gobbi en el 1989 e intentamos ver como esta profecía se está produciendo en nuestras épocas. Como que la explicación es larga, os dejo un enlace para que podáis también verificar las informaciones y sus fuentes.

Sorprendentes Explicaciones de la Virgen María sobre el Apocalipsis [al Padre Gobbi]

Hoy estamos asistiendo a una buena parte de los acontecimientos relatados en el Apocalipsis del Evangelista Juan que podemos reasumir en tres fases de ataques:

1. Ataques a las familias:

  • aborto, eutanasia, ideología de género, divorcio
  • perdida de la fe en general
  • perdida del sentido de la sacralidad de la vida humana
  • manipulaciones a través de los organismos de información y de los gobiernos/autoridades hacia la perversión
  • imposición de la perversión en la sociedad empezando por los colegios en que los niños están expuestos y sin defensas.

2. Ataques a los jóvenes:

  • A través de los vicios capitales que dan una apariencias de «felicidad» cuando encadenan los jóvenes a una vida de esclavitud al pecado, a una verdadera ADICCIÓN hacia lo que es destructivo para las personas y la sociedad.
  • A través del odio revestido de «humanitario». Odio hacia otras clases sociales (pobres en contra de los ricos, ricos en contra de los pobres)
  • Odio hacia quien dice la Verdad y a Él que representa; éste ataque hará que muchos eligan a la mentira porque «hace sentir mejor».
  • Haciendo creer que la Verdad es «pasada de moda» como si se pudiera cambiar a capricho de uno mismo y, por lo tanto, intentando destruir la fe en Cristo y Su Iglesia.
  • A través de ideologías perversas-pervertidas que quieren quitar la dignidad a la persona, sobre todo en el momento de su más debilidad, para quitarle la pureza de los pensamientos y de su alma lo más pronto posible así de «crear» una generación de perversos en donde el más fuerte se aprovecha del más débil sin piedad ni remordimientos.
  • A través de la blasfemia: mofarse de lo que es sagrado como lo hacen las feministas y otros pervertidos haciéndose escudo con una supuesta ideología.
  • Transformar caprichos, enfermedades, desviaciones, aberraciones y pecados en ideologías. A la vez se intenta convertir éstas en falsos dioses en el intento de sustituirlas a la Verdad. Por lo tanto, quitar Dios de nuestras vida para adorar a falsos dioses/diosas: las ideologías humanas.

3. Ataques a la Iglesia:

  • A través de las ideologías «buenistas» (de buenismo) las cuales no diferencian el pecado del pecador; la ideología perversa de la persona. Por lo tanto, se manipulan los mismos cristianos hacia un falso perdón (si se perdona a la mujer que aborta, también habrá que perdonar al aborto; si se perdona al pervertido, también habrá que perdonar a la perversión, etc. etc.). Todas confusiones hechas a propósito para destruir la Verdad y el verdadero bien.
  • Ataques a los religiosos en la forma más sumergida: dudas y confusiones sobre los Dogmas (como aquel de la virginidad de María ya que no se tienen en cuenta todos los aspectos sino sólo aquellos que son humanamente entendibles o aprovechables).
  • Dudas sobre el Evangelio – Biblia y la tentación de creer a interpretaciones que no siguen los puntos claves que la Palabra de Dios ha puesto en Ella. Como decir que la serpiente es un «simbolo» así como el fruto que desencadenó el pecado original y que la Génesis es un cuento de hadas.
  • Dudas si creer o no creer que el Espíritu Santo guía la Iglesia a través del Papa, del Magisterio, de la Tradición de la Iglesia (los Santos), las Apariciones (cuando está comprobada sus veracidad), etc.

Lo que hay que hacer es INTENSIFICAR las oraciones, especialmente del Rosario y de la Coronilla de la Divina Misericordia para que el antiguo enemigo, el destructor, no se salga con la suya y no se lleve todas las almas que quiere llevarse. También intensificar los Sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía. Si es posible, ir a Misa todas las mañanas para fortalecer el alma y, sobre todo, controlar mejor al propio ego, porque el antiguo enemigo se anida precisamente allí.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.