ISIS destruye tumba del profeta Jonás y encuentran palacio de rey bíblico

ROMA, 08 Mar. 17 (ACI).-
Recientemente un grupo de arqueólogos, mientras hacían un recuento de los daños que causó el Estado Islámico (ISIS) cuando destruyó la tumba del profeta Jonás en el año 2014, descubrió en Irak un palacio que habitó un rey bíblico. La tumba de Jonás (un profeta muy importante para los cristianos y musulmanes), y el palacio están en el santuario de Nebi Yunus, ubicado en la zona este de la ciudad de Mosul. Este lugar fue recuperado en el febrero de este año, 2017, por el ejército iraquí durante la ofensiva para expulsar al ISIS de la Llanura del Nínive.

Según informó Fox News, el palacio data del año 600 a.C. Los arqueólogos pudieron encontrarlo debido a que los yihadistas habían cavado túneles en el santuario para buscar artefactos antiguos con el fin de destruirlos o venderlos.El Jefe del Instituto Británico para el Estudio de Irak, Paul Collins, dijo a Fox News que las explosiones han dañado severamente el lugar y que este puede colapsar.

El palacio fue construído para el rey Senaquerib y formaba parte de lo que era la antigua ciudad de Nínive durante el imperio Asirio.

El Segundo Libro de las Crónicas y el libro de Isaías en la Biblia narran que este rey invadió Judá y quería apoderarse de Jerusalén. En ese entonces Jerusalén se hallaba bajo el mandato de Ezequiel y allí vivía el profeta Isaías.

Senaquerib escribió una carta para ultrajar a Dios y sus servidores atemorizaban a los habitantes de Jerusalén. Ezequiel e Isaías pidieron ayuda a Dios. Entonces bajó un ángel del cielo que aniquiló a los soldados de Senaquerib. Este regresó a su tierra y fue asesinado por algunos de sus hijos (2 Cr 32, 1-21).

El siguiente rey que habitó el palacio y lo expandió fue Asarhadón, hijo de Senaquerib. Él es mencionado en el Segundo Libro de los Reyes 19:37, en Isaías 38 y Ezequiel 4,2.

Tras el Saqueo de Nínive en el año 612 A.C. el palacio quedó parcialmente destruido.

Por lo que concierne el profeta Jonás, según narra el libro homónimo, Dios le encomendó al profeta la tarea de ir a la ciudad de Nínive para advertirles que si no se arrepentían de sus pecados Él los destruiría. Jonás desobedeció y huyó en un barco.

Un día cayó una tormenta y la tripulación lo culpó. Fue arrojado al mar, donde fue tragado por una ballena y estuvo en su interior durante tres días. Tras esa experiencia Jonás fortaleció su fe y confianza en Dios.

Entonces este le encomendó volver a Nínive. Durante 40 días, Jonás exhortó a los habitantes a convertirse porque si no la hacían Dios destruiría la ciudad. Finalmente el pueblo se convirtió y así se salvó de la destrucción.

Situación actual en Irak

El pasado mes de enero, el vocero del ministerio de relaciones religiosas de la región autónoma del Kurdistán , Mariwan Naqshbandi, indicó que durante los dos años en que el Estado Islámico (ISIS) dominó la llanura del Nínive y Mosul, fueron destruidos al menos 100 lugares de culto. La mayoría de estos eran templos cristianos.

Los yihadistas también cerraron todos los museos y centros culturales de Mosul. A través de las redes sociales difundieron videos donde mostraban cómo destruían los vestigios históricos y monumentos.

Esta semana el ejército iraquí ha logrado recuperar la sede del gobierno en Mosul, el Banco Central y el Museo Arqueológico.

Según informó la Organización Internacional de Migraciones, en los últimas dos semanas cerca de 45 mil personas han huído de la zona oeste de Mosul debido a la ofensiva de las fuerzas iraquíes que continúan con la operación para recuperar la ciudad y las aldeas de la Llanura del Nínive.

También te puede interesar:

Patriarca católico pide rezar por la paz en Irak en esta Cuaresma t.co/UqJmzetSHY

— ACI Prensa (@aciprensa) 22 de febrero de 2017

Sobre el mismo tema

El escenario del Rey Bíblico Senaquerib, enterrado durante mucho tiempo bajo la tumba del profeta Jonás en la ciudad bíblica de Nínive, ha sido descubierto increíblemente por los arqueólogos iraquíes como resultado del intento del Estado Islámico (ISIS) en destruir el sitio y saquear impagables antigüedades.

El santuario es, según la tradición, construido en el lugar de enterramiento de Jonás, conocido como Nabi Yunis en el Corán. La estructura fue destruida por ISIS en julio de 2014. Cuando la ciudad fue liberada por las tropas iraquíes hace unas semanas, los arqueólogos estaban consternados al descubrir que no sólo ISIS había utilizado dinamita para destruir el santuario, sino también había tunelizado por debajo y llevado cientos de artefactos para vender en el mercado negro.

Sin embargo, los túneles revelaron un tesoro completamente inesperado: el palacio de 2.300 años del rey Senaquerib, mencionado en la Biblia. Durante el reinado de Senaquerib, Nínive fue una de las ciudades más ricas del mundo. Su campaña militar contra el Reino de Judá se describe en la Biblia.

«Después de estas cosas, y esta fidelidad, Sancheriv rey de Ashur vino, y entró en Yehudah, y acampó contra las ciudades fortificadas, y pensó hacer una brecha en él para sí mismo». II Libro de las Crónicas 32: 1

El palacio, construido por Senaquerib, que gobernó Asiria de 705 a.C a 681 a.C, fue expandido más tarde por su hijo,  Esarhaddon (681-669 a.C). El palacio fue parcialamente destruido durante el Saco de Nínive en 612 a.C.

Los arqueólogos están trabajando desesperadamente para salvar lo que puedan, ya que los túneles son inestables.

“Sólo puedo imaginar cuánto descubrió Daesh (ISIS) allí antes de que llegáramos aquí”, dijo al Telegraph la arqueóloga iraquí Layla Salih, quien supervisa al equipo que lleva a cabo la exploración de emergencia. “Creemos que tomaron muchos de los artefactos, tales como cerámica y piezas más pequeñas, para vender. Pero lo que dejaron será estudiado y añadirá mucho a nuestro conocimiento de la época “.

Los esfuerzos destructivos trajeron algún beneficio a los arqueólogos. El sitio era en gran parte inexplorado, y aunque fueron realizadas excavaciones anteriores, la más reciente en los años 50, los arqueólogos nunca habían alcanzado el palacio.

“Los objetos no coinciden con descripciones de lo que pensábamos que estaba allá abajo, así que el intento destructivo de los terroristas nos ha llevado realmente a un hallazgo fantástico”, dijo Salih.

Los arqueólogos han descubierto en el palacio una losa cuneiforme rara que creen que se hizo durante el reinado de Senaquerib.

En otra parte del túnel descubrieron las esculturas de piedra asiria de una semi-diosa asiria, representada rociando el “agua de la vida” para proteger a los seres humanos a su cuidado.

“Hay una gran cantidad de historia allá abajo, no sólo piedras ornamentales”, dijo Salih. “Es una oportunidad para finalmente mapear la casa del tesoro del primer gran imperio del mundo, desde el período de su mayor éxito”.

Después de que ISIS destruyó la estructura, los arqueólogos descubrieron que el santuario musulmán había sido construido sobre las ruinas de una iglesia, originalmente llamada «El Monasterio de Jonás», datada como denominación siríaca cristiana del siglo IV. Según la tradición, la iglesia contenía un pedazo del Arca de Noé. El Santuario de Jonás fue cerrado a los cristianos en 1902.

No está claro por qué ISIS destruyó la mezquita de un profeta venerado por el Islam. Se cree que ISIS, como parte del movim,iento salafista, rechaza el concepto de adorar en los santuarios y por lo tanto lo destruyó para evitar que los musulmanes adoraran allí. Algunos han especulado que la destrucción del sitio tenía la intención de borrar los vestigios del cristianismo y el judaísmo, incluso aquellos relacionados con el Islam.

Incluso dentro del Islam, el sitio no es universalmente aceptado como lugar de entierro del profeta bíblico. En la tradición judía, Jonás regresó a su ciudad natal de Gath-Hefer en Galilea después de su misión a Nínive y fue enterrado allí. Otro santuario islámico en Halhul cerca de Hebrón es reclamado por los musulmanes para ser el sitio del entierro del profeta judío.

Fuente: Breaking Israel News

… Pero lo que es realmente importante es que los hechos claves descritos en la Biblia se han realmente producido. La Biblia nos cuenta la Verdad en todo, también si está tan comprimida que no es fácil discernir las cosas. Para hacerlo, hay que cultivar el alma lo más posible pura y pedir a Dios el don del discernimiento.

MiIglesia.eu

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.