Explicación sobre la Verdad de Fe de la Virginidad de María

Explicación sobre la Verdad de Fe de la Virginidad de María madre de Dios.

por MiIglesia – 4 Feb. Año del Señor 2017

Cíclicamente, en varias partes del mundo, surgen falsos «profetas» – también dentro de la institución de la Iglesia, – que profesan (inconscientemente o menos) herejías.

Ahora es la vez de Sor Lucía Caram, una monja del orden dominicano argentino, que asegura (y desde donde le llega esta seguridad?) que la Virgen María en realidad no lo era y que tuvo relaciones normales  de pareja con San José…

Aquí fallan Verdades Teológicas fundamentales, unidas a un Ego que la monja no consigue controlar. Un ego (y cuando el ego no es controlado por nosotros es el antiguo enemigo de la humanidad que lo controla y le hace hacer lo que quiere) que está intentando ensuciar la pureza de nuestro entendimiento sobre Dios y sus Santos.

La «monja» en cuestión debería hacer acto de humildad y decir a Dios: «Dios, no entiendo como pudo ser, pero confío en Tí y en la Iglesia que has instituido».

Tampoco María entendió como podía ser que, no obstante no conociera hombre, pudiera generar un hijo, pero cuando el Ángel le digo que habría sido así por obra del Espíritu Santo entonces Ella no tuvo que entender nada más, porque confió en la palabra del Ángel Mensajero de Dios.

No es mal intentar entender la Verdad de las cosas, siempre y cuando nos basamos sobre los DOGMAS DE FE. Los DOGMAS existen porque son las conclusiones que la Iglesia saca a través de los Santos, de los milagros, de las visiones y de las intervenciones de Dios en esta dimensión terrenal. Juntando todas estas informaciones con la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) y añadiendo las intuiciones y decisiones de los Papas (que en materia de fe están guiados directamente por el Espíritu Santo) en el curso de las épocas, se generan los Dogmas. Los Dogmas nos hablan de una realidad distinta de nuestra lógica humana que no podemos entender por completo porque hace parte de un conocimiento infinito que es el conocimiento de Dios. Hay que tener en cuenta TODAS LAS INTERVENCIONES DE DIOS en nuestra realidad (cuando están comprobadas como reales y verdaderas), juntar todas las piezas para que todo encaje. La Iglesia Católica tiene más de 2000 años de experiencia sobre esto y NUNCA en su Magisterio, se ha equivocado en el contenido de la Revelación. A lo mejor se ha equivocado en la forma de actuar pero no en los contenidos. Hay que estudiar un poco la historia de la Iglesia para comprenderlo.

El Evangelio nos da la Revelación, ósea, el conocimiento de lo que puede hacer el Hijo de Dios y de Quién es porque, en caso contrario, nunca hubiésemos podido llegar, con nuestras fuerzas, al correcto entendimiento y, por lo tanto, en vez de caminar hacia la Verdad hubiéramos caminado hacia la mentira y la mentira DESTRUYE. Por eso que las herejías (que llevan a conclusiones equivocadas y, entonces, son mentiras) son MALAS.

Así que voy a intentar dar una explicación del por qué la Virgen María es Virgen. Claramente a ésta conclusión basada también sobre la lógica, se puede llegar solo si la lógica está guiada por la Fe. Por lo tanto, antes HAY QUE CREER en las Verdades de Fe que el Magisterio de la Iglesia dicta y que son los DOGMAS dentro de los cuales somos libres de razonar siempre y cuando nos mantengamos dentro de los límites de los DOGMAS mismos.

Dios es la perfecta Pureza. Por lo tanto necesitaba generarse dentro de una mujer que fuese también perfectamente pura, ósea INMACULADA. Por lo tanto, a lo largo del tiempo, Dios hizo que el Camino del Pueblo de Israel (que tenía que ser siempre Santo, Dios siempre insistió muchísimo sobre éste detalle) fuese el vehículo para que naciera, a su debido tiempo, una mujer SIN PECADO ORIGINAL. Ósea, sin aquel «vírus cuántico» (podemos llamarlo así para que se ajuste un poco más a nuestra mentalidad de hoy en día) que ha corrupto la especie humana y la Creación.

San José, también si dicendía de la estirpe del Rey David (y, a su vez de Adán), tenía el pecado original. Por lo tanto, Dios tuvo que intervenir directamente a través del Espíritu Santo para que la ingeneración del Hijo de Dios fuese SIN MANCHA, ósea, sin el «virus» del pecado original. Y habría pasado lo mismo también si Dios hubiera podido hacer, a través del Espíritu Santo, una «inseminación artificial» (todo es posible para Dios), usando el gameto masculino de José pero como que José tenía el pecado original habría manchado la integridad de María. Por eso que en las Litanías Lauretanas se proclama: Virgen INTACTA, Virgen INCORRUPTA, Virgen INMACULADA!

La monja pero podría decir (si ya no lo ha dicho): «Bueno… pero, una vez que Jesús ha nacido, seguro que María se comportó como una mujer casada hacia San José».

Hay que entender lo siguiente… María no nació solo para generar al Hijo de Dios sino nació para ser ella misma el antivirus de Eva quien con su transgresión, desencadenó (junto a Adán) todo el problemón del pecado original.

Por lo tanto María tenía que mantenerse perfectamente pura e intacta, en caso contrario no habría sido un antivirus. Y San José vista la naturaleza de los acontecimientos, dudo que tuviera algo que criticar sobre la Voluntad de Dios. Además, en seguida, José y María se dieron cuenta que Jesús no era un niño cualquiera. Su vida, también dentro de la Sagrada Familia, fue llena de acontecimientos divinos por lo tanto, se sintieron parte de algo que iba mucho más allá de la lógica humana y en perfecta humildad y obediencia, cumplieron la Voluntad de Dios hasta el final.

Lo que pasa con esta Lucía Carman es lo siguiente:

  1. Falta de humildad. Hay que someterse a los DOGMAS del Magisterio de la Iglesia y del Papa porque ambos, en materia de fe, son guiados por el Espíritu Santo. Si no creemos en esto (que es una FE llevada adelante de generación en generación por la TRADICIÓN DE LOS SANTOS, testigos vivientes de la Verdad), no somos católicos. Por lo tanto, la Carman no puede ser monja.
  2. Falta de entendimiento. Cuando se sigue el propio EGO – en vez que la Verdad por amor a la Verdad – se crean herejías. Por eso que sirve la HUMILDAD. Para no permitir que nuestro ego tome nuestros pensamientos y acciones.
  3. Falta de informaciones: para llegar a la Verdad de las cosas no se puede coger solo lo que nos apetezca, que entendemos mejor o que para nosotros tiene más sentido o provecho. Hay que reunir TODAS LAS INFORMACIONES y, a través del principio de la no contradicción, eliminar una a una las informaciones que no encajan y dejar las que sí.
  4. Muy probablemente éste de la Carman (que ya no consigo ni siquiera llamar «sor o monja» es un torpe intento de «sugerir» que las monjas se puedan casar… Ésta me parece mucho la «Monja de Monza», el personaje de una novela clásica de un famoso escritor italiano de la mitad del 1300, Alejandro Manzoni.Ruego a esta monja que no persista en ésta herejía. Que controle su ego, sea humilde, se confiese y admita a Dios, durante el Sacramento de la Confesión, sus errores. Jesús siempre perdona los errores si conseguimos volver a Él en humildad y esperanza.

Hay que rezar también por ella, que encuentre la humildad de admitir delante de Dios sus errores y falta de obediencia a los Dogmas y a la Iglesia. Todos podemos equivocarnos pero solo los valientes admiten a si mismos sus errores y no tienen miedo en pedir perdón, porque solo pidiendo perdón volvemos a poner nuestro ego dentro de los límites que no debe superar para que no se apodere de nosotros.

 

 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.