FOTOS: Parecía una tragedia pero esta bebé se salvó por un “milagro”

ARIZONA, 12 Ene. 17 (ACI).-
Lo que parecía una tragedia terminó convirtiéndose en un milagro. El 28 de diciembre, Joy Laboda, una niña de 1 año 7 meses de edad sobrevivió luego de perder la respiración y el ritmo cardíaco cerca de 30 minutos al caerse a una piscina, lo que la dejó en la unidad de cuidados intensivos del hospital para niños de Phoenix en los Estados Unidos.

El accidente ocurrió mientras la familia católica Laboda visitaba la casa de unos familiares con motivo de la Navidad. Desde ese entonces, crearon la página de Facebook “Pray for Joy” en la que piden constantemente oraciones para la recuperación de su hija y detallan los avances de su estado de salud.

Joy, a pesar de haber estado en un coma inducido por tener afectados el corazón, cerebro y pulmones, y haber sido operada para remover un coágulo de sangre, luego de dos semanas se encuentra estable y sin daño cerebral, le fue retirado el respirador artificial y ya recibe tratamientos de fisioterapia.

“En la primera semana después del accidente de Joy no pensé que alguna vez volvería a sonreír. Era tanta la oscuridad… pero a través de sus oraciones Dios levantó esa oscuridad y trajo a nuestra niña a la vida. Sé, sin lugar a dudas, que Dios realmente escucha y responde las oraciones de sus hijos. Su gloria se está dando a conocer a través de nuestra Joy, y de hecho, estoy sonriendo otra vez mientras sostengo mi bebé enferma, pero muy viva”, dijo la madre de la niña, Kristin, a través de su cuenta de Facebook.

Por su parte el padre, Matt, expresó el 3 de enero: “lo que sucedió fue un milagro y no estoy usando una figura literaria”.

“En un minuto nos dimos cuenta de que Joy había desaparecido. En mi corazón sabía que algo estaba terriblemente mal. Así que, corrí a la pileta de la propiedad y la busqué entre las sombras y los peces. Momentáneamente me sentí aliviado, pero oí al Espíritu Santo decirme que fuese a la piscina. Corrí a ésta y vi a Joy flotando encima del agua. Inmediatamente salté sobre la cerca y me metí en el agua. La saqué de la piscina, y mi cuñado y yo iniciamos la reanimación cardiopulmonar. Luego llamamos al 911, pero parecía una eternidad antes de que los paramédicos llegaran”, contó el padre.

Aseguró que mientras le respiraba a Joy, rezaba para que ese aliento “fuera el aliento de Dios en ella”.

“Rogué al Espíritu Santo para que entrara en ella. Sus labios estaban azules y sus hermosos ojos se abrieron. Podía ver sus pupilas encogiéndose a un ritmo alarmante. Entonces empecé a orar y decía en palabras de Jesús, ‘Talitha Koum’, que significa ‘Niña, te digo, levántate’. Sabía que necesitábamos un milagro porque en realidad podía sentir que ella se iba”.

Matt contó que un policía apareció entre ellos y llevó a su hija hasta la ambulancia: “no sé quién fue pero estoy deuda con él porque llevó a Joy hacia los paramédicos y continuó las compresiones torácicas mientras corría”.

Cuando el agente la condujo a la ambulancia, tenía frío, su cuerpo estaba rígido y no tenía latidos del corazón. No solo los trabajadores de rescate no eran optimistas sobre su supervivencia, sino que Matt temía lo peor debido a que el corazón de Joy no latía durante al menos 30 minutos.

En camino al hospital para niños de Phoenix, Matt cerró los ojos y continuó rezando: “de repente me encontré en la sala del trono de Dios Padre y con audacia filial le dije: ‘Sé que ella es tu hija, pero ella también es mi hija. Ahora no es el momento adecuado’”.

Al llegar al área de emergencias médicas, Matt vio entrar rápidamente al médico. Y aunque su rostro transmitía negatividad al salir, el doctor les dijo a ambos padres que Joy “aún tenía el latido del corazón”.

“Eso era todo lo que necesitaba oír. Esa era toda la esperanza que buscaba”, aseveró Matt.

Además, el padre de Joy dijo que “muchos otros milagros han ocurrido desde entonces”.

“Voy a estar seguro de publicar más a medida que ocurren. A partir de ahora Joy está progresando hacia la totalidad. Continúen orando por ella. Por favor, háganos saber si podemos orar por algunos de ustedes también. El P. Ignacio, mi cuñado, celebra Misa todos los días al lado de Joy. Te incluiremos en nuestras intenciones”, añadió.

Mientras la historia de la lucha y supervivencia de Joy se extendió a través de los redes sociales, Matt comenzó a recibir cientos de mensajes de la gente que había abandonado la fe o que había perdido esperanza.

«De repente, gente de todo el país me estaba diciendo que estaban orando por Joy, y fue por esas oraciones por las que estaban regresando a la Iglesia. Recibí cientos de mensajes en Facebook de personas diciendo que esta historia los ha llevado de vuelta a la fe, revitalizándola. Los milagros suceden”, sentenció en una reciente entrevista para el Instituto Lepanto.

También te puede interesar: 

Fallece en Nueva York policía católico que perdonó a quien lo dejó discapacitado 30 años t.co/B9ynQtZyF8

— ACI Prensa (@aciprensa) 11 de enero de 2017

 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.