Si vives el Adviento como “sonámbulo”, este Arzobispo tiene algo que decirte

LOS ÁNGELES, 04 Dic. 16 (ACI).-
El Arzobispo de Los Ángeles en Estados Unidos, Mons. José Gómez, alertó ante el hecho de que algunos católicos viven el Adviento como “sonámbulos” o aletargados, haciendo las cosas sin pensar, ante lo cual este tiempo de preparación para la Navidad permite “renovar nuestra conciencia de la presencia de Dios en nuestras vidas”.

En su reciente columna titulada “Despertar y hacernos conscientes de la presencia de Dios”, el también Vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, señaló que cuando la persona siente que vive como un “sonámbulo” y que está haciendo las mismas cosas sin pensar demasiado en ellas, es necesario tener un “nuevo inicio, un renovado comienzo”.

El Prelado indicó que en las primeras semanas del Adviento las lecturas hablan sobre “despertar” y estar “alertas”. Hay una razón para ello. En este tiempo litúrgico “la Iglesia prepara una especie de llamada a ‘despertar’ de nuestro letargo, para ayudarnos a recobrar el sentido de asombro, la capacidad de maravillarnos que deberíamos tener en nuestras vidas”, expresó el Prelado.

El también Vicepresidente del Episcopado de Estados Unidos explicó que para “despertar” hay que darse cuenta de que “Dios está en todas partes. Él está involucrado en nuestras vidas y está tomando parte en los acontecimientos del mundo”. El desafío está en tener los ojos abiertos para verlo.

Después del tiempo llega la Navidad y en ella se espera un milagro, “el milagro del amor de Dios hacia nosotros, la maravillosa verdad de que él ha venido a caminar con nosotros y a compartir su vida con nosotros. La presencia de Dios en nuestras vidas no es algo abstracto ni vago”.

“Nuestro Dios es un Dios personal. Esto es lo que significa la Encarnación. Jesús tomó carne humana para convertirse en uno de nosotros, para volverse uno con nosotros. Él se ha unido a cada uno de nosotros. Eso significa que él está presente personalmente en la vida de ustedes y en la mía, y también en la vida de toda persona”, prosiguió.

Mons. Gómez recomendó que otra forma que puede ayudar a tener conciencia de Dios es servir a los demás mediante obras de misericordia y caridad porque en cada persona “lleva la imagen de Dios y es un hijo de Dios tal como nosotros lo somos. Pero Jesús viene a nosotros de una manera especial en aquellos que son pobres y vulnerables y en quienes sufren la injusticia”.

También exhortó a “hablar con Dios todo el día en nuestros corazones. Pídanle que los guíe, que les muestre el camino a seguir y lo que ustedes deberían hacer”.

Puede leer la columna completa AQUÍ.

También te puede interesar:

¿Qué es el Adviento y cómo se debe vivir? t.co/CQKKo0syGT

— ACI Prensa (@aciprensa) 24 de noviembre de 2014

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.