Papa Francisco: Los monjes y las monjas mantienen vivos los oasis del espíritu

VATICANO, 08 Sep. 16 (ACI).-
Ante más de 250 participantes en el congreso de abades benedictinos en Roma, el Papa Francisco afirmó que los monjes y las monjas en el mundo de hoy tienen un don y una responsabilidad especial que es mantener vivos los “oasis del espíritu”.

“En este tiempo y en esta Iglesia llamada a apostar cada vez sobre lo esencial, los monjes y las monjas custodian por vocación un don peculiar y una responsabilidad especial: la de mantener vivos los oasis del espíritu para que los pastores y fieles puedan beber en los manantiales de la misericordia divina”, dijo el Papa en la Sala Clementina en el Palacio Apostólico del Vaticano esta mañana.

Ante los asistentes reunidos en Roma para reflexionar sobre el carisma monástico recibido de San Benito y su fidelidad a él, el Pontífice resaltó que “si es solamente en la contemplación de Jesucristo donde se percibe el rostro de la misericordia del Padre, la vida monástica constituye un camino maestro de hacer esa experiencia contemplativa y traducirla en testimonio personal y comunitario”.

El mundo de hoy, continuó, demuestra claramente la necesidad de una misericordia que es el corazón de la vida cristiana y “lo que, en definitiva, manifiesta la autenticidad y la credibilidad del mensaje del que la Iglesia es depositaria y proclama”.

Con la gracia de Dios y en sus comunidades, los monjes y monjas anuncian la fraternidad evangélica desde todos los monasterios del orbe y lo hacen con un silencio laborioso y elocuente que “deja hablar a Dios en la vida ensordecedora y distraída del mundo”.

Por eso, aunque vivan separados del mundo, su clausura “no es estéril, al contrario, es una riqueza y no un impedimento para la comunión”, su trabajo, en armonía con la oración los hace “partícipes de la obra creativa de Dios y solidarios con los pobres que no pueden vivir sin trabajar”.

Su hospitalidad, explicó el Santo Padre, los acerca a los “más perdidos y alejados, a los que se encuentran en una condición de grave pobreza humana y espiritual” y su compromiso en la formación de la juventud es muy apreciado.

“Ojalá los estudiantes de sus escuelas a través del estudio y de vuestro testimonio de vida sean también expertos del humanismo que se desprende de la Regla Benedictina. Y su vida contemplativa es también un canal privilegiado para alimentar la comunión con los hermanos de las Iglesias Orientales”, exhortó.

“Su servicio a la Iglesia es inapreciable”, dijo Francisco para animar luego a la cooperación entre monasterios y a no desalentarse si los miembros de sus comunidades disminuyen o envejecen.

“Al contrario, conserven el celo de su testimonio, incluso en los países que hoy son más difíciles, con la fidelidad al carisma y el valor de fundar nuevas comunidades”, subrayó el Papa.

También te puede interesar:

Vaticano presenta nuevo documento del Papa sobre religiosas de clausura t.co/ERjGxsDPKJ

— ACI Prensa (@aciprensa) 22 de julio de 2016

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.