Papa Francisco y Santa Sede prudentes por declaraciones de obispo chino

VATICANO, 23 Jun. 16 (ACI).-
El vocero vaticano, P. Federico Lombardi, rechazó que la Santa Sede tenga algo que ver con las declaraciones atribuidas al obispo chino Mons. Tadeo Ma Daqin –en cuyo blog señala que se arrepiente de haber renunciado a la iglesia controlada por el gobierno–, y señaló que el Papa Francisco reza y sigue con particular atención la vida de los católicos chinos y del Prelado, condenado a prisión domiciliaria por el régimen comunista de Pekín.

Mons. #MaDaqin, dos años privado de su libertad. FIRMA por su liberación: t.co/t2c73fPuao vía @AsocEnraizados pic.twitter.com/WS01lgaRWh

MasLibres.org (@maslibres) 2 de julio de 2014

Mons. Ma Daqin fue ordenado Obispo Auxiliar de Shanghai (China) el 7 de julio de 2012, luego de un consenso entre la Santa Sede y el gobierno comunista que, a través de la denominada “iglesia patriótica” busca controlar a los católicos del país.

Sin embargo, ese día Mons. Ma Daqin anunció que dejaría sus responsabilidades como vicepresidente de la Asociación Católica Patriótica China (ACPC) en Shanghai y miembro del comité permanente de este organismo. «Tras la ordenación de hoy, dedicaré todos mis esfuerzos al ministerio episcopal. Es un inconveniente para mí seguir sirviendo en el puesto en la ACPC», expresó.

Esto provocó que el gobierno lo condenara a prisión domiciliaria en el seminario de Sheshan. Desde entonces, el Prelado no ha podido celebrar una Misa pública. Asimismo, el Colegio de obispos chinos –controlado por el gobierno y no reconocido por el Vaticano–, lo castigó retirándole por dos años el permiso para ejercer públicamente como sacerdote. Esto se cumplió en junio de 2014.

Durante este tiempo el Prelado ha buscado estar en contacto con los feligreses a través de su blog, convirtiéndose para los católicos fieles a Roma en un símbolo de la resistencia frente a las presiones del régimen comunista.

Sin embargo, el pasado 12 de junio Mons. Ma Daqin escribió un artículo que hace referencia a Mons. Aloysius Jin Luxian, obispo oficial de Shanghai fallecido en 2013 y del cual era coadjutor. En el texto, Mons. Ma Daqin expresa su arrepentimiento por haber renunciado a la ACPC. “Durante un tiempo he sufrido el deslumbramiento de elementos extranjeros por los que dije y cometí errores hacia la ACPC. Después de haber reflexionado me di cuenta que no fueron acciones sensatas”, escribió.

Estas palabras, según informó el sitio Vatican Insider, “provocaron diversas interrogantes en los ambientes eclesiales dentro y fuera de China. Hay quien se cuestiona si estas frases de retractación y de reconocimiento del rol de la Asociación Patriótica sean verdaderamente atribuidas al obispo, y quien se pregunta cuál sea el eventual objetivo de una salida así clara”.

Por su parte, Asia News señaló que “varios sacerdotes y algunos obispos se están preguntando si este cambio no fue sugerido por el mismo Vaticano para facilitar el diálogo con el gobierno chino, preguntándose si la carta de Benedicto XVI a los católicos chinos – que juzga a la AP como ‘incompatible con la doctrina católica’ sigue teniendo valor”.

Quien también se pronunció fue el Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-kiun, quien dijo que “el Vaticano debería clarificar y dar guía, por la verdad, por justicia y por el bien moral de amor. Ellos deberían proteger la reputación de la Iglesia, la reputación del Obispo Ma y erradicar el caos y abatimiento en la Iglesia en China. No decir nada es irresponsable”.

Ante esto, el P. Federico Lombardi, respondiendo la solicitud de noticias de diversos periodistas, señaló este jueves 23 de junio que “por cuanto concierne a las recientes declaraciones atribuidas a Mons. Tadeo Ma Daqin, Obispo Auxiliar de Shanghai, la Santa Sede ha tenido noticia a través de su blog y de las agencias de prensa. Actualmente no hay informaciones directas al respecto”.

Asimismo, el vocero vaticano dijo que “está fuera de lugar cualquier especulación sobre un presunto papel de la Santa Sede”; e indicó que “las vivencias personales y eclesiales de Mons. Ma Daqin, así como las de todos los católicos chinos, son seguidas con particular atención y solicitud por el Santo Padre que los tiene presentes diariamente en sus oraciones».

También te puede interesar:

Cardenal Zen pide a China detener persecución contra cristianos t.co/GAESPRveYF

— ACI Prensa (@aciprensa) 25 de abril de 2016

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.